19 Septiembre, 2016

F.A.Q.

faq_main

¿Qué es la masonería?

De manera muy sencilla, podemos decir que la masonería es una Hermandad, que trabaja con rituales y símbolos que son instrumentos pedagógicos que invitan a la reflexión personal y buscan una mejora personal del individuo.

Es además un espacio en el que personas de diferentes ideas y creencias encuentran un lugar en el que expresar unos ideales comunes: Libertad, Igualdad y Fraternidad.

Los masones no tenemos nada que ver con esa idea que circula de ser poseedores de unas verdades ocultas, de unas recetas mágicas o de unos conocimientos secretos, simplemente trabajamos en la búsqueda de la verdad y el perfeccionamiento personal, lo que supone un trabajo largo y arduo que nos obliga a estar dispuestos a ponernos en cuestión y realizar una autocrítica constante.

¿Tiene que ver la masonería con la religión y con la política?

No. Los masones somos personas libres, que podemos estar afiliadas a una determinada religión o a un partido político, si así lo hemos decidido. Entre los masones puedes encontrar personas creyentes, no creyentes, afiliados de todo el espectro político o vinculados con ONGs o asociaciones culturales… En cualquier caso, participamos de estas actividades motivados por inquietudes intelectuales propias y no provocados por nuestra pertenencia a la masonería.

¿Qué hacen realmente los masones?

El masón activo es aquel que, por un lado, paga las cuotas a su logia y, por otro, acude regularmente a las “tenidas” o reuniones masónicas. Normalmente suelen ser mensuales o quincenales, y en ellas los masones, a través del protocolo ritual, reflexionan sobre el simbolismo, sobre temas sociales, sobre cuestiones filosóficas…

Además de la tenida, suele celebrarse también un “ágape”, donde los masones comparten mesa y mantel mientras charlan, debaten o simplemente estrechan relaciones personales de amistad, en un ambiente de tolerancia y respeto mutuo.

¿Qué diferencia hay entre una Logia, una Gran Logia o un Gran Oriente?

Una Logia es la estructura mínima local en la que se pueden agrupar los masones. Están en las ciudades, son soberanas y necesariamente tienen que estar adscritas a una Obediencia o “federación de logias”, por así decirlo.

Existen distintas Obediencias, con diferentes formas de entender la masonería y que beben de distintas tradiciones, y éstas son las llamadas “Grandes Logias” o “Grandes Orientes”. En España tienen presencia:

La Gran Logia de España, que practica una masonería regular, de tradición anglosajona, a la que sólo pueden pertenecer hombres y en la que es preciso que sus miembros crean en un ser superior.

La Gran Logia Simbólica Española, de carácter adogmático y mixto, es la segunda más numerosa en nuestro país y a la que pertenece nuestra logia Obradoiro-Keltoy con el número 80 que le ha otorgado la federación atendiendo al orden de su registro.

La Federación Española de la Orden Masónica Mixta Internacional “Le Droit Humain” – El Derecho Humano, ha sido la primera Obediencia mixta del mundo, desde su fundación en 1893. Tiene un marcado carácter social y abandera la laicidad.

El Gran Oriente de Francia, que, junto con la Gran Logia Unida de Inglaterra, es una de las Obediencias más antiguas, tiene logias en territorio español.

La Gran Logia Femenina de España, que solamente admite mujeres y tiene también carácter adogmático y liberal.

El Grande Oriente Ibérico, fundado en el año 2001, se organiza en logias masculinas, femeninas y mixtas, se autodefine como liberal y tiene presencia además en Portugal y México.

¿Qué tengo que hacer para ser masón?

Para ser iniciado en nuestra Logia sólo es preciso ser “libre y de buenas costumbres”. Tras solicitar formalmente el ingreso, como candidato tendrás que realizar tres entrevistas previas con tres miembros diferentes de la logia, y posteriormente ésta votará sobre tu incorporación. Si resulta positiva, serás aceptado en la logia tras pasar una iniciación.

¿Cómo puede un masón abandonar la Orden?

Muy fácilmente, simplemente comunicándolo formalmente a la logia, y ésta le entregará un documento de “quite”, confirmando su baja. Si tiene todas sus cuentas saldadas y no ha cometido ninguna irregularidad, se tramitará su salida, quedando el masón “en sueños”, y pudiendo solicitar su reingreso en cualquier momento.

¿Para qué sirve la masonería hoy?

Hoy más que nunca, se necesitan espacios serenos para poder reflexionar, para aprender de las tradiciones y de las ideas de otros; un lugar para el librepensamiento, para practicar la tolerancia y la fraternidad; en definitiva, un lugar donde personas buenas puedan hacerse mejores.

Cuando la Libertad, la Igualdad y Fraternidad sean una realidad entre las personas, la masonería entonces ya no será necesaria.

Share on Facebook0Email this to someoneTweet about this on Twitter0