La legitimidad de la logia: La Carta Patente

Los antiguos usos y costumbres establecen que pueden formar una logiajusta y perfecta” siete maestro masones. Este es el número mínimo de miembros con el que puede crearse una nueva logia, si bien existen estructuras más pequeñas, denominadas triángulos, que agrupan a un mínimo de 3 masones. Sobre el número máximo de miembros no está nada escrito, existen logias por todo el mundo de centenares de miembros, aunque lo ideal y más funcional es que no se sobrepase la cincuentena, dando paso a la creación de otra logia distinta en la misma ciudad para que las reuniones puedan llevarse a cabo con mayor comodidad.

Por lo tanto, cualquier grupo de siete masones puede constituir una logia “salvaje“, esto es, una logia libre, “bajo la bóveda celeste“, sin ninguna obediencia o adscripción a una superestructura masónica o Gran Logia (federación de logias). La creación de este tipo de logias tiene sus ventajas (mayor independencia, flexibilidad, autonomía, etc.) pero también grandes desventajas.

Carta Patente de una logia de la Gran Logia Unida de Inglaterra

Para la Gran Logia Unida de Inglaterra, cualquier logia que se forme fuera de su jurisdicción, es considerada una logia “irregular” (masonería irregular), no reconocida, y por tanto sus integrantes no son reconocidos por tal organización como miembros de pleno derecho de la hermandad. Así, la Gran Logia Unida de Inglaterra no permite fundar logias sin la autorización de su Gran Maestro, ni prestar auxilio ni establecer relación alguna con esos masones, denominados “irregulares”. A nivel internacional, la UGLE mantiene un sistema de reconocimiento (una Gran Logia por país) que le permite establecer relaciones diplomáticas y de colaboración con otras Grandes Logias del mundo, en plano de igualdad, permitiendo las visitas, y reconociéndose todos entre ellos como parte de la familia masónica de la “masonería regular inglesa”.

Por otro lado,el Gran Oriente de Francia no adopta esta postura tutelar ni de preeminencia con respecto a otras federaciones masónicas, ni en Francia ni en el mundo, y por tanto no impone directrices a sus miembros en cuanto a la relación con estas logias o masones “irregulares”. Sí mantiene, igualmente, relaciones diplomáticas y de colaboración con otras Grandes Logias dentro de su territorio (la Gran Logia de Francia, el Derecho Humano, etc.) y de fuera de él. Decide libremente con qué organizaciones suscribir Tratados de Amistad y Mutuo Reconocimiento en base a valores y tradición masónica comunes. La Gran Logia Simbólica Española, por ejemplo, ha firmado uno de estos Tratados con el Gran Oriente de Francia, por lo que ambas organizaciones trabajan conjuntamente y sus miembros pueden visitar y trabajar en los talleres de Francia y España.

Evidentemente pertenecer a una logia federada a una Gran Logia y que ésta sea reconocida por otras a nivel internacional, ya sea de corte anglosajón o francés, tiene innumerables ventajas, entre ellas:

  • La logia adscrita a una obediencia se compromete a acatar la Constitución y Reglamentos de su federación.
  • La Gran Logia actúa como garante de los derechos y obligaciones contenidos en estos Reglamentos y sus miembros pueden exigirlos ante la justicia masónica.
  • La logia está sometida a la autoridad de la Gran Logia o el Supremo Consejo en todo lo referente al Rito, ya que éste no puede ser modificado ni alterado por una logia particular.
  • La Gran Logia supervisa que la logia se atenga al contenido del Rito en que trabaja, otorgándole por lo tanto legitimidad y autenticidad a sus trabajos masónicos.
  • Los miembros de una logia pueden visitar cualquier otra de la Gran Logia y tienen la obligación de recibir visitas recíprocamente.
  • También pueden visitar otras logias de otros países con las que su Gran Logia haya firmado estos acuerdos de mutuo reconocimiento.

Patente cancelada de una logia que ha abatido columnas

¿Pero cómo saber si una logia está federada o no? ¿Cómo saber a qué Gran Logia pertenece? El documento que acredita esta condición se denomina Carta Patente o Carta Constitutiva, y se otorga por la Gran Logia (por su Gran Maestro) el día de su fundación. Igualmente, la Gran Logia otorga a la nueva logia un número de registro correlativo, que acompaña siempre a la denominación del taller (en nuestro caso, por ejemplo, es el número 80) lo que también es indicativo de que esa logia trabaja bajo los auspicios de una obediencia masónica. La Carta Patente, a partir de la fecha en que la logia “levanta columnas“, debe estar siempre presente cuando abren los trabajos y hasta que se cierran, ya que es la garantía de legitimidad de sus trabajos, protegida por la Gran Logia y personalmente en la figura del Gran Maestro, que tiene la potestad de presidir cualquier reunión de las logias bajo su jurisdicción). Cuando una logia “abate columnas“, es decir, se disuelve, la Carta Patente será devuelta a la Gran Logia para su archivo, ya que le pertenece a ella y no a la logia, para ser custodiada y, si cabe en el futuro, volver a reactivar la actividad de esa logia.

Carta Patente de la Logia Obradoiro-Keltoy 80

Por lo tanto, lo más relevante que debemos analizar cuando llamamos a las puertas de una logia, es comprobar a qué organización masónica pertenece, ya que esa característica definirá en gran medida su espíritu masónico, su prestigio y su reputación. Por ejemplo, si una logia pertenece a la Gran Logia Unida de Inglaterra o a cualquier otra Gran Logia reconocida por ella, ya sabremos que se trata de una logia exclusivamente masculina, a cuyos miembros se les requiere la declaración de su fe en un Ser Superior y su voluntad revelada y muchas cosas más. Sin embargo, si nos encontramos ante una logia, como la Logia Obradoiro-Keltoy, federada a la Gran Logia Simbólica Española (en amistad con el Gran Oriente de Francia), sabremos que puede tratarse de una logia mixta, ya que aceptan a las mujeres como masonas en plena igualdad con los hombres, que no exigirá a sus miembros que declaren su fe o falta de ella, que participarán en la dinámica social del país en que trabajen, y que sus miembros pueden hablar libremente de política y religión en los talleres, bajo el principio de tolerancia y respeto mutuo.

Como hemos visto, el objeto más importante en un templo masónico es la Carta Patente, que ocupará un lugar destacado cerca del Ara (donde se encuentran el Libro de la Ley, la Escuadra y el Compás) o en cualquier caso en el Oriente, donde se ubica el Maestro de la Logia.

Share on Facebook0Email this to someoneTweet about this on Twitter0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *