El Llamado de Estrasburgo

img_19931

Seguro que has escuchado hablar de los “Landmarks” de la masonería. Los Landmarks son unos principios básicos, una especie de código fundamental en el que, según ciertos sectores, se basa la “regularidad” masónica. Si bien es cierto que existen muchas versiones de los Landmarks, la versión más habitual a la que suelen referirse las logias de tradición inglesa es la formulada por Mackey que consta de 25 puntos y que publicó en 1858, siendo el último de ellos que ninguno de los anteriores puede ser modificado.

La tradición regular anglosajona se ha basado en estos Landmarks para establecer fronteras en la masonería y sentar las bases de lo que entienden por “regularidad” masónica. Sin embargo, sin entrar en el fondo de esta discusión histórica, doctrinal y conceptual de la masonería, muchos masones discreparon (y discrepan) de esta interpretación obtusa y arcaica de lo que supone la esencia conceptual de la Orden y las leyes fundamentales que deben regir la masonería. Estos masones, que han forjado la tradición liberal y adogmática de la masonería (cuyo máximo exponente es el Gran Oriente de Francia), han reflexionado profundamente a lo largo de los años sobre los elementos que conforman la verdadera naturaleza de la masonería.clipsas-celebrara-haiti-2015-T-AY04_a

En 1961 se produce el Llamamiento de Estrasburgo en la que 12 potencias masónicas soberanas (la GLSE se adhirió en el año 1981) encabezadas por el Gran Oriente de Francia, ante la intransigencia creciente y la aplicación ciega de una exclusividad impropia, se ponen de acuerdo para lanzar un llamamiento a todos los masones con el objetivo de reunirnos en torno unas ideas básicas y fundacionales de la masonería, respetando a su vez su diverisdad, soberanía y tradiciones propias.
CLIPSAS (Centro de Comunicación e Información de las Potencias firmantes del Llamado de Estrasburgo) se constituye en una organización internacional de la masonería liberal de todo el mundo, que proclama el 22 de enero de 1961:

 


CONSIDERANDO 

* Que es imperioso restablecer entre todos los Franc-Masones la Cadena de Union cortada por lamentables exclusividades contrarias a los principios de la Constitucion de Anderson de 1723. 

* Que em consecuencia es conveniente comenzar de nuevo en comunidad considerando todas las tradiciones, todos ritos, todos los simbolos, todas las creencias y dentro el respeto de la libertad absoluta de conciencia, las condiciones que determinen la calidad de un Franc-Mason. 

ESTIMANDO 

Que el hecho de realizar los trabajos bajo la invocacion del Gran Arquitecto de Universo y de exigir que una de las tres luces sea el libro sagrado de una religion, debe dejarse a la estimacion de cada Logia y de cada Obediencia. 

DECIDEN Y DECLARAN 

De establecer entre ellos relaciones fraternales y abrir las puertas de sus Templos, sin condicion de reciprocidad, a todo Franc-Mason o Franc-Masona que haya recibido las luz dentro de una Logia justa y perfecta a condicion de que las especificaciones masonicas de la Logia o de la Obediencia permitan sus visitas. 

HACEN LLAMADO 

A todos los Franc-Masones para que se unan a esta Cadena de Union fundada sobre una total libertad de conciencia y una perfecta tolerancia mutua.  


 

El Llamamiento de Estrasburgo (1961) contiene la interpretación que estas Grandes Logias y Grandes Orientes hacen de la tradición masónica, a partir de la cual, completaron el 20 de Enero de 1962 la declaración, con la siguiente definición de “La Logia Justa y Perfecta”:

  1.  Está formada por al menos siete maestros masones.
  2. TRES la dirigen, CINCO la iluminan y SIETE la hacen justa y perfecta.
  3. La Logia trabaja según un ritual utilizando los símbolos de la construcción.
  4. Sus Tenidas se realizan en un lugar cerrado y cubierto donde se encuentran las columnas J y B, las tres grandes luces entre las que deben estar la escuadra y el compás, los útiles del grado y el pavimento mosaico.
  5. La Logia practica los grados de Aprendiz, de Compañero y de Maestro.
  6. La Iniciación al grado de Aprendiz, que se efectúa bajo el signo del triángulo, comprende la Cámara de Reflexión, las pruebas y el paso de la oscuridad a la luz. La promoción al grado de Compañero tendrá lugar a la luz de la Estrella Flamígera. La elevación a la Maestría comporta la comunicación de la leyenda de Hiram. A cada grado corresponde una promesa solemne.
  7. Es masón, el varón o la mujer que han sido iniciados en una Logia Justa y Perfecta.

Podemos decir que el Llamamiento de Estrasburgo supone para los masones liberales los auténticos puntos de referencia sobre los que se basa la institución masónica y que conforman el núcleo indispensable que debe estar presente en cualquier logia y ser observado por cualquier masón. Toda la complejidad y diversidad que podemos encontrar en las distintas tradiciones masónicas y en cada logia en particular son, para los masones liberales, una expresión de riqueza y no una degradación de su contenido. Entendemos que la masonería tiene como fundamento básico estas 7 reglas que tienen un carácter inclusivo y que son aplicables a cualquier logia del mundo de cualquier Obediencia o Federación. Estos 7 puntos constituyen una expresión de lo que nos une y no de lo que nos separa.

Por eso nosotros, somos masones de Estrasburgo.

Manifiesto de Atenas (2000)

 

Fuente: Javier Otaola: “La Masonería Hoy”, Donostia-San Sebastián, Haramburu Editor, 1996

 

Share on Facebook0Email this to someoneTweet about this on Twitter0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *